El desarrollo profesional en Ciencias de la Información: contribución a su visibilidad en Cuba

EDITORIAL

El desarrollo profesional en Ciencias de la Información: contribución a su visibilidad en Cuba

 

Professional development in Information Sciences: contribution to its visibility in Cuba

 

O desenvolvimento profissional em Ciências da Informação: contribuição à sua visibilidade em Cuba

 

 





El desarrollo profesional en una especialidad es un camino que siempre aporta elementos positivos. La especialidad de Ciencias de la Información es una de las que históricamente en muchos países no se han beneficiado de acciones capaces de lograr niveles de formación a nivel de posgrado.

En Cuba, desde hace aproximadamente 20 años, se ha trabajado intensamente en aras de generar iniciativas para elevar la actuación profesional de los que trabajan en este sector, y a la vez contribuir al desarrollo de líneas de investigación en esta especialidad. En primera instancia, los estudios de maestría ocuparon un lugar importante, en función de lograr una actualización profesional a una escala superior. Los primeros doctores que se formaron para Cuba estudiaron en renombrados institutos de estudios superiores de Rusia, Checoslovaquia, Alemania y otros países europeos. Desde el año 1988 comenzaron a graduarse los primeros doctores formados en Cuba.

En el año 2005 se firmó un acuerdo de colaboración entre la Universidad de Granada, España, y la Universidad de La Habana, que tenía como objetivo la formación de doctores en Ciencias de la Información y ofrecía esta posibilidad a profesionales de diferentes universidades e instituciones cubanas. El programa se extendió en su última edición hacia otros países de América Latina, y profesionales de cinco naciones latinoamericanas tuvieron la oportunidad de alcanzar esta condición.

El programa se encuentra actualmente en su última etapa: la defensa de tesis doctorales que se elaboran bajo la dirección de notables y distinguidos profesores españoles y, en algunos casos, con la codirección por parte de profesores cubanos. Hasta la fecha se han graduado más de 25 doctores y en los próximos seis a ocho meses se calcula que esta cifra se incrementará notablemente.

La formación doctoral ha ejercido una notable influencia en la elevación de la actuación profesional y en la cantidad y calidad de la producción científica cubana en esta especialidad. En el periodo comprendido entre los años 2007 y 2012, la revista Acimed publicó 67 contribuciones con la autoría de estos doctorandos y del año 2013 a la fecha, su continuadora, la Revista Cubana de Información en Ciencias de la Salud, ha publicado 18, para un total de 85 contribuciones que se han derivado de dicho programa, muchas de estas con la coautoría de profesores y de otros especialistas de España. Por tanto, no solo se aprecia un incremento sustancial en la cantidad de artículos publicados, sino que otros indicadores, como el relativo a la colaboración, han tenido un notable incremento. Muchos otros artículos de esta misma procedencia también han visto la luz en publicaciones de España, Colombia, Brasil y México.

La difusión de estos resultados a través de Acimed y de la Revista Cubana de Información en Ciencias de la Salud, un canal de acceso abierto que ha logrado considerable prestigio en la comunidad de profesionales de la información, no solo en el sector de la Salud cubano, ha contribuido notablemente a la socialización y compartición del conocimiento, derivados de múltiples acciones realizadas, así como a la elevación de la calidad de la docencia y la investigación. Se trabaja en estos momentos en un análisis del impacto de este programa que seguramente tributará también a una publicación como forma de compartir estas valiosas experiencias.

Sirvan también estas palabras para reconocer el apoyo recibido por la Asociación Universitaria Iberoamericana de Postgrado (AUIP), la Junta de Andalucía y, por supuesto, la Universidad de Granada. En especial nuestro reconocimiento al colectivo de la Revista Cubana de Información en Ciencias de la Salud, su cuerpo editorial, los árbitros —que con sus certeras sugerencias han contribuido a elevar la calidad de la presentación de los trabajos y, por tanto, a una mejor difusión de estos resultados y a los lectores, que esperamos incorporen estas experiencias en sus instituciones.


GLORIA PONJUÁN DANTE
Coordinadora del Programa Doctoral por la Universidad de La Habana

DOI: http://dx.doi.org/10.36512/rcics.v26i3.833.g496

Copyright (c) 2015 Gloria Ponjuán Dante

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.