La biblioteca de hospital en Portugal: la visión de los bibliotecarios

Artículo original

 

La biblioteca de hospital en Portugal: la visión de los bibliotecarios

Hospital libraries in Portugal: a librarian's view

 

Rosa Saraiva1* https://orcid.org/0000-0002-2520-1728
Julio Alonso Arévalo2
Carlos Alberto Lopes3 https://orcid.org/0000-0002-6440-4739

1Centro Hospitalar Cova da Beira, Covilhã. Portugal.
2Universidad de Salamanca. España.
3Instituto Superior de Psicología Aplicada (ISPA). Lisboa, Portugal.

*Autor para la correspondencia: rosamariapereirasaraiva@gmail.com

 

 


RESUMEN

El objetivo de este trabajo fue identificar la perspectiva profesional de los bibliotecarios y de las bibliotecas de hospital en Portugal y su proyección futura. Se trata de un estudio descriptivo, por medio de una investigación no experimental, basada en un método de análisis cualitativo. Para este estudio se utilizó una muestra de 13 profesionales que, de alguna manera, tienen una conexión/conocimiento con el trabajo desarrollado en las bibliotecas hospitalarias. Se buscó disponer de una muestra que cubriera el país de norte a sur para que los resultados pudieran ser representativos de la realidad portuguesa. Los resultados indican que los profesionales que trabajan en las bibliotecas del área de salud en Portugal consideran que no existe una formación profesional específica para este campo con características muy particulares frente a otras realidades bibliotecarias. Además, estiman que los profesionales de la salud que trabajan en bibliotecas deberían estar integrados a los equipos clínicos y de investigación de sus instituciones. Por otra parte, dada la importancia que tiene hoy la medicina basada en la evidencia, se hace necesario el desarrollo de nuevos roles que los bibliotecarios deben asumir. También consideran que corresponde al bibliotecario de la salud asumir los desafíos, invertir en la actualización y adquisición continua de habilidades, fortalecer su papel en las instituciones en las que se inserta, y justificar, de este modo, el valor añadido de la profesión.

Palabras clave : Bibliotecas de hospitales; bibliotecas médicas; servicios bibliotecarios; bibliotecarios; Portugal.


ABSTRACT

The purpose of the study was to identify the professional perspective of hospital libraries and librarians in Portugal and their future projection. A qualitative non-experimental descriptive study was conducted of a sample of 13 professionals related to/acquainted with the work of hospital libraries. The sample was intended to cover the entire country from north to south, so that the results obtained would be representative of Portuguese reality. Results show that professionals from health libraries in Portugal consider that no specific professional training is available for this field, which is characterized by very particular features unique to this library type. They also think that health professionals working at libraries should be incorporated into the clinical and research teams of their institutions. On the other hand, and given the current importance of evidence-based medicine, it is necessary to develop new roles to be undertaken by librarians. They also consider that librarians should accept the challenges, invest time and energy in permanent skill acquisition and update, and strengthen their role at their institutions, thus justifying the added value of the profession.

Key words: hospital libraries; medical libraries; library services; librarians; Portugal.


 

 

Recibido: 09/06/2019
Aceptado: 25/08/2019

 

 

INTRODUCCIÓN

Una biblioteca médica en un hospital es una necesidad. Al igual que el médico, siempre debe estar preparada para responder a las emergencias de sus usuarios. La biblioteca debe ser un lugar tranquilo en medio de una intensa actividad, donde los profesionales de la salud puedan disfrutar de unos momentos de tranquilidad y de condiciones de trabajo adecuadas, en la que la biblioteca y sus profesionales tengan una relación estrecha con el entorno. También debe ser un entorno de trabajo y de investigación donde la práctica y la teoría se definan en una estrecha relación. Esta relación tiene un valor añadido para el médico más allá de la propia estimación, ya que actualmente la adquisición de conocimiento se da principalmente a partir de recursos impresos y digitales y no a través del aprendizaje experimental.(1)

Así, la biblioteca de un hospital juega un papel fundamental para la localización de la información externa necesaria para su actividad asistencial, docente e investigadora.(2) Desde la biblioteca se facilita el acceso a la información retrospectiva disponible en bases de datos y otros recursos, pero además se ofrecen, o se pueden ofrecer, servicios prospectivos (alerta informativa, formación para aprovechar mejor los recursos disponibles, etcétera).(3) Sin embargo, según McKeown(4) y Muñoz y otros,(3) existen evidencias sobre el valor y el impacto de estos servicios en las unidades de salud, pero los profesionales de estas instituciones no siempre acuden a la biblioteca en busca de apoyo especializado. Según Lawton,(5) existe la percepción de que, para los profesionales de la salud, el papel de los bibliotecarios de los hospitales no está claro y que es necesario crear pruebas que demuestren el valor y el impacto de estos profesionales en la prestación de servicios clínicos.

El problema de la creciente producción de las publicaciones científicas es una realidad. El objetivo de la biblioteca ha sido ayudar a los usuarios a conocer lo que se está publicando en su área de interés y reducir el volumen de investigación y lectura. Más que almacenar y preservar la información, es importante difundirla, aportar conocimientos al usuario y concienciarlo sobre el derecho a estar informado. Una forma de resolver el problema es la creación de bibliotecas más especializadas, capaces de gestionar un campo delimitado y de reunir, archivar y distribuir esta misma literatura. Además, las instituciones de salud deben proporcionar los recursos necesarios para que las bibliotecas hospitalarias gestionen la información, aseguren la máxima calidad en los servicios que prestan y contribuyan a la satisfacción de las necesidades de sus usuarios.(6) Por lo tanto, debe ser parte de las preocupaciones del bibliotecario de atención de salud, los rápidos cambios en la prestación de atención al paciente, el apoyo a los servicios hospitalarios y la consolidación de una mayor atención de salud.(7)

El mantenimiento de muchas de las bibliotecas de hospitales, en un contexto de incertidumbre, solo puede lograrse si los bibliotecarios aportan habilidades específicas que promuevan las mejores prácticas y aumenten la confianza en los servicios que prestan a los usuarios. Sievert y otros(9) realizaron una investigación que demostró el valor de utilizar los servicios de la biblioteca para los proveedores de servicios de salud en las comunidades del Medio Oeste. Zipperer & Sykes(8) describieron los beneficios del papel de los bibliotecarios como socios colaborativos en la seguridad del paciente.

Una biblioteca especializada en salud debe apoyar el cuidado de la salud del paciente y de la comunidad a través de conocimientos basados en la evidencia. Sus recursos y servicios deben apoyar la toma de decisiones clínicas, la contribución a los programas de salud pública, la educación y la capacitación, la evaluación de la tecnología sanitaria, la investigación, la gestión y la administración.(10) No hay consenso entre los diferentes autores sobre el papel del bibliotecario como profesional en la biblioteca del hospital. Hay opiniones de que van desde el papel de bibliotecario de referencia hasta la integración del bibliotecario como miembro del equipo médico.(11) Sin embargo, el consenso es unánime cuando se afirma que la actividad de este profesional va mucho más allá de las funciones de un mero investigador.(12,13) Conocer en profundidad al usuario de la biblioteca del hospital es crucial a la hora de ofrecer servicios útiles y de calidad. Antunes(14) y Marshall(15) concluyen que los profesionales de la salud están en un proceso permanente de investigación. A su vez, el ejercicio clínico también implica una constante actualización de conocimientos.

La biblioteca de hospital sigue siendo un modelo poco conocido en Portugal, a pesar de su importancia para el funcionamiento de las instituciones sanitarias y para la investigación en el campo de las ciencias de la salud. Se trata de un ámbito que, hasta ahora, ha sido poco estudiado a nivel nacional y que solo es conocido concretamente por los profesionales de la salud vinculados a la docencia y a la investigación. Muchas bibliotecas se han convertido en verdaderos centros educativos con disponibilidad inmediata del acceso al conocimiento. Los recursos digitales están revolucionando el campo de las ciencias de la información y permiten la actualización de los profesionales de la salud; proporcionan información a los estudiantes y a los técnicos de salud que apoyan la investigación científica y a los responsables de las instituciones en la toma de decisiones; se solidarizan con los médicos en el nuevo reto de atender a una población cada vez más concienciada e informada, pero que, al mismo tiempo, no tiene ninguna garantía de la credibilidad sobre la información a la que pueden acceder con tanta facilidad. Es importante profundizar en el conocimiento de estas bibliotecas y en el papel que desempeñan, así como entender las razones que hacen inviable su eficacia en las instituciones que las acogen. Por eso parece obvio profundizar en la opinión de los bibliotecarios que conocen esta realidad y que a pesar de sus debilidades están trabajando en mejorar la calidad del servicio de este tipo de bibliotecas.

En el presente estudio se plantean las siguientes cuestiones: a) cuáles son las percepciones de los profesionales de las bibliotecas de hospital en Portugal; b) cuáles son las competencias percibidas como necesarias para la integración del bibliotecario de hospital en los equipos clinicos multidisciplinares; y c) cuál es la visión que tienen los profesionales sobre el futuro de la biblioteca de hospital. El objetivo de este trabajo fue identificar la perspectiva profesional de los bibliotecarios y de las bibliotecas de hospital en Portugal y su proyección futura.

 

 

MÉTODOS

Participaron en la encuesta a través de Internet 13 personas, todas ellas mujeres con edades comprendidas entre los 38 y 63 años con una media de edad de 47,2 años. A nivel de formación académica, 6 son licenciadas (46,2 %), 5 son diplomadas (38,46 %) y 2 poseen formación profesional técnica (15,38 %) en diferentes especialidades. El género no fue considerado a priori; simplemente se buscó encontrar un grupo de profesionales con conocimiento en bibliotecas de salud. En cuanto a la experiencia profesional de los participantes, 6 ocupan un puesto de director o coordinador, 2 son técnicos superiores (15,4 %) 4 técnicos (30,7 %) y una de ellas dirige una asociación profesional. Respecto a los años de servicio, la media es de 20,2; 8 tienen más de 20 años de servicio (61,5 %); y 5 menos de 20 años (38,5 %). En lo que se refiere a los años de servicio en la biblioteca de hospital, la media es de 11,3: 7 con más de 15 años de servicio (53,8 %); y cinco con menos de 10 (38,4 %). La distribución geográfica de la muestra cubre profesionales de todo el país.

 

Procedimientos

El estudio comprendió la realización de entrevistas semiestructuradas a los profesionales de la información de la salud, y tuvo como objetivos: a) determinar las competencias percibidas como necesarias por parte del bibliotecario de hospital para integrarse en equipos clínicos multidisciplinares; b) determinar la visión que tienen los profesionales de las bibliotecas de hospitales de su misión y tareas; c) conocer la opinión que los profesionales de la información en salud tienen sobre la medicina basada en la evidencia; d) conocer cuál es la opinión de los profesionales sobre el futuro de las bibliotecas de hospital.

La compilación de datos se efectuó entre marzo y octubre del año 2017. Cada profesional que participó en la entrevista fue contactado individualmente. Aunque la entrevista incluyó datos sociodemográficos, el anonimato, la confidencialidad y la participación se garantizaron de forma voluntaria. La entrevista fue construida a partir de una extensa revisión de la literatura,(4,6) consultas a expertos y pruebas piloto. Cabe señalar que estas consultas dieron lugar a una reformulación estructural de la entrevista, pero no del contenido. Se solicitó opinión para la realización del estudio al Comité de Ética de la Unidad Local de Salud de Guarda, y se obtuvo una opinión favorable. Esta Unidad de Salud Local, ubicada en el centro de Portugal, está compuesta por dos hospitales y más de una docena de centros de atención primaria de salud.

 

Instrumento

Como técnica de investigación se construyó una entrevista para ser aplicada a un grupo de 13 profesionales que trabajan en bibliotecas y que, de alguna manera, tienen una conexión/conocimiento con el trabajo desarrollado en las bibliotecas del hospital. También se buscó tener una muestra que cubriera geográficamente todo el país para que los resultados pudieran ser representativos de la realidad portuguesa. El instrumento creado para realizar el estudio fue una entrevista diseñada con el objetivo de obtener respuestas de los profesionales que gestionan y desarrollan su actividad profesional en bibliotecas de ciencias de la salud portuguesas o a través del ejercicio en asociaciones profesionales de bibliotecarios en Portugal.

La entrevista semiestruturada consistió en contestar a siete cuestiones, tanto abiertas como cerradas. En la primera parte se incluyeron las cuestiones sociodemográficas, como la edad, la formación académica, el puesto de trabajo, y los años de servicio. En la segunda parte se formularon las siete preguntas que se indican a continuación:

1 - ¿Cuánto tiempo lleva trabajando como profesional en la biblioteca de un hospital?

2 - ¿Considera que la formación actual de los bibliotecarios de hospitales en Portugal es adecuada para las necesidades de los usuarios y de las instituciones?

3 - ¿Considera pertinente la integración del bibliotecario del hospital como miembro activo del equipo clínico multidisciplinario?

4 - ¿Considera que la práctica de la medicina basada en la evidencia es una realidad en los hospitales portugueses?

5 - ¿Cómo ve el papel del bibliotecario del hospital en los equipos de investigación?

6 - La adquisición de bienes materiales es un problema inherente a la práctica totalidad de las bibliotecas hospitalarias. ¿Cuáles son sus sugerencias para resolver este problema?

7 - ¿Considera que el escenario de la biblioteca de hospital ha cambiado en los últimos 10 años?

 

Análisis de los datos

Se analizaron los datos cualitativos. El proceso de codificación procuró identificar las relaciones de los entrevistados con los temas. Para esto se realizó un análisis de contenido de tipo descriptivo que para Yin(16) "tiene como finalidad enummerar o describir las características de los fenómenos". En una primera fase, las entrevistas fueron transcritas e procesadas en NVivo (QSR NVivo Version 7.0), después se hizo una lectura exploratoria de todas las entrevistas, y finalmente se analizaron, codificaron y categorizaron todos los datos.

 

 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

El análisis de contenido de las 13 entrevistas puso de manifiesto una serie de temas o categorías recurrentes. En total el número de fuentes de información fueron 13 (cada entrevistado se corresponde con una fuente) y el número de dimensiones o categorías de análisis de contenido fueron 3 (cuadro), con un total de 64 referencias (N= 64):

1. Percepción sobre la labor del bibliotecario de hospital como profesional.

2. Valorización del bibliotecario de hospital como profesional.

3. Percepción de la biblioteca de hospital.

 

 

Se hizo un análisis de los resultados teniendo en cuenta, por un lado, la frecuencia de los indicadores, y por otro la construcción de categorías y subcategorías en función de las características de los indicadores, que son las siguientes:(17)

1 - Percepción sobre la labor del bibliotecario de hospital como profesional.

1.1 - Se consideró que la experiencia profesional en bibliotecas de ciencias de la salud, especialmente las hospitalarias, podría ser un aspecto importante para responder a las preguntas planteadas en la entrevista. Esta permisividad es correcta porque aunque hay singularidades en el desempeño profesional de un bibliotecario en una biblioteca de un hospital, según la opinión de los entrevistados, es solo la experiencia profesional la que marca la diferencia entre el desempeño de un bibliotecario en una biblioteca hospitalaria especializada y un bibliotecario que desempeña funciones en una biblioteca no especializada.

En opinión de los entrevistados, las habilidades de un bibliotecario en la temática de la salud se adquieren a través de la experiencia profesional y a través de la formación continua. En muchos casos los profesionales no cuentan con el apoyo de sus superiores para desarrollar nuevos proyectos. Hay bibliotecarios persistentes y creativos que invierten en su capacitación para promover un servicio más eficiente. Sin embargo, también hay bibliotecarios clínicos que carecen de la iniciativa necesaria para cambiar situaciones desfavorables para su biblioteca. Los profesionales entrevistados también creen que hay que demostrar que el servicio prestado por un bibliotecario no puede ser sustituido por otro profesional sin cualificación, una situación recurrente en muchas instituciones.

1.2 - Se plantea la cuestión de si la formación de un bibliotecario hospitalario es adecuada para las necesidades de las instituciones y los usuarios. Sin embargo, la mayoría de los encuestados son conscientes de la formación académica impartida y consideran que no es adecuada, situación que se ve agravada por el rápido desarrollo de las nuevas tecnologías y, en consecuencia, por la rápida caducidad de las competencias. Existe una clara falta de directrices para normalizar la actividad del profesional de la información de la salud en Portugal. Su actividad no puede ser determinada por la actitud individual de cada bibliotecario ni por la disponibilidad mostrada por los superiores jerárquicos. La existencia de directrices dará coherencia al principio de que el servicio prestado por un bibliotecario clínico no puede ser sustituido por otro profesional sin cualificaciones, situación que se repite en muchas instituciones.

1.3 - Cada vez es mayor la preferencia de los usuarios por el modelo de servicio digital. Es el "nacimiento" de bibliotecas sin muros, lo que creó un espacio virtual paralelo a la biblioteca tradicional: la biblioteca no física.(14) La preferencia de los usuarios por este nuevo modelo de servicio de referencia es solo consecuencia de las ventajas que ofrecen los servicios digitales, la rapidez con la que se puede obtener la información, la comodidad de poder contactar con la biblioteca, independientemente de la distancia a la que se encuentre el investigador, entre otras.(18) Además, de la opinión expresada en las entrevistas se desprende que la tecnología de la información ha hecho prácticamente innecesario que el usuario visite físicamente la biblioteca y que el bibliotecario tenga que reunirse con el usuario, ya sea para consultas, formación u otras actividades. Kronenfeld(19) observó la misma tendencia de estas actividades que se ofrecen "fuera de la biblioteca" y al mismo tiempo proporcionan nuevas oportunidades en el desempeño profesional.

1.4 - Estiman que debería existir una rama de la ciencia documental dedicada específicamente a la bibliotecología hospitalaria o a una especialización en salud. La formación especializada del "bibliotecario de salud y/o bibliotecario clínico" existente en otros países, como ocurre en el Norte de Europa, también debería existir en Portugal, ya que -aunque la formación proporciona habilidades que permiten el desarrollo de un trabajo relevante en el acceso a la información/conocimientos- existen importantes lagunas en la oferta de la formación especializada en el área de la salud.

También creen que las instituciones necesitan bibliotecarios con conocimiento de idiomas, terminología de la salud, indexación del lenguaje y descriptores en ciencias de la salud, y que la tecnología es un aspecto importante de las ciencias de la salud, pero su desarrollo conduce a una rápida y anticuada capacitación.

2- Valorización del bibliotecario de hospital como profesional.

2.1 - Muchos hospitales reconocen el valor del bibliotecario del hospital al contribuir a la atención del paciente desde el diagnóstico hasta la recuperación; aumenta la eficiencia y disminuye los costos; minimiza el tiempo que los profesionales de la salud dedican a buscar información sobre diagnósticos y tratamientos apropiados; mejora los resultados con los pacientes; asegura la base de conocimientos necesaria y proporciona recursos digitales e impresos de calidad.(3,5)

El bibliotecario clínico es miembro del equipo médico multidisciplinario y, como tal, debe estar siempre disponible para proporcionar información que mejore la calidad de vida del paciente y apoye la educación continua de los profesionales de la salud.(12) Parece posible decir que la integración del bibliotecario en equipos multidisciplinares requiere una mayor implicación y preparación para la demostración de su valor añadido en un universo que reconcilia las prácticas de la ciencia, la ingeniería y la estadística. Por lo tanto, es necesario que el bibliotecario se reinvente y siga esta tendencia. En países como Estados Unidos, el bibliotecario del hospital forma parte de equipos multidisciplinarios; sigue la visita a los pabellones y participa en reuniones clínicas.(10) En Portugal, las funciones del bibliotecario de la biblioteca del hospital se limitan esencialmente al espacio de la biblioteca.(18)

2.2 y 2.3 - La investigación es otro desafío, una nueva oportunidad para los profesionales de la información sanitaria. En algunos países, el bibliotecario forma parte del equipo de investigación, como también forma parte del equipo clínico. Es importante conocer cuál es la realidad portuguesa, dada la importancia actual de la investigación en el área de las ciencias de la salud y los nuevos roles que tendrán que asumir los profesionales de las bibliotecas hospitalarias.

En opinión de los entrevistados, el bibliotecario clínico es un activo para el equipo de investigación. El diseño y el análisis de los ensayos clínicos carece de habilidades de recuperación y gestión de la información, áreas en las que el bibliotecario de salud puede sobresalir. Un poseedor de conocimientos específicos, como la investigación bibliográfica sistemática, tiene un papel único para contribuir al éxito de la investigación, desde su concepción como investigador bibliográfico hasta la difusión de resultados, o en las tareas de redacción y edición médica. La investigación y la práctica clínica no pueden disociarse. Estas prácticas siempre han ido "caminando" una al lado de la otra a lo largo del tiempo, por lo que es muy relevante que exista un compromiso entre las instituciones y la biblioteca del hospital. Nogueira(17) considera que es productivo que el bibliotecario conozca los proyectos de la institución y sea un miembro activo en las reuniones de planificación y gestión; adquiera un conocimiento claro de los objetivos de la institución y asuma un desempeño bien orientado y exitoso.(18)

2.4 - El equipo de investigación debe reconocer esta contribución y no verla como un adversario, más bien como un socio colaborador, ya que un equipo multidisciplinario es por definición un conjunto de personas organizadas para lograr un objetivo común, en el que cada una aporta su propia experiencia. En la continuidad de esta definición, el bibliotecario debe mantener la especificidad de su tarea, el tratamiento y la disponibilidad de la información, porque será esta la que marcará la diferencia y permitirá lograr mejores resultados. De este modo, un bibliotecario clínico debe ser capaz de demostrar sus habilidades a los equipos de investigación, e involucrarse en los estudios, difundir información y anticiparse a las necesidades de la literatura científica precisa y actual a nivel de la producción científica y de los repositorios científicos.(19)

3 - Percepción sobre el presente y el futuro de la biblioteca de hospital.

3.1 - La práctica de la medicina basada en la evidencia es una realidad en muchos países. ¿Portugal forma parte de este grupo de países? Es pertinente saber si Portugal sigue a países como Estados Unidos y Reino Unido, entre otros, donde esta práctica, así como la integración del bibliotecario hospitalario en el equipo clínico multidisciplinar, ya es una rutina.(20)

Para los entrevistados, la práctica de la medicina basada en la evidencia es cada vez más una realidad en los hospitales portugueses y es cada vez más importante el apoyo a las decisiones clínicas para alcanzar la excelencia en la atención sanitaria. Pero al no tratarse de una práctica en todos los hospitales portugueses, algunos por falta de recursos económicos, otros por falta de medidas políticas, el bibliotecario tiene la responsabilidad de crear "puentes" entre los médicos y los responsables del hospital, para contribuir a una práctica creciente.

Aún en opinión de los entrevistados, no existe certeza sobre la práctica generalizada de la medicina basada en la evidencia, dado el cierre de tantas bibliotecas hospitalarias, el acelerado proceso de fusión de servicios y el peso de la maquinaria burocrática de los hospitales públicos y privados. En la actualidad, la medicina basada en la evidencia es practicada por profesionales que han recibido capacitación específica para este propósito, que tienen acceso a fuentes de información y conocimientos básicos de información para utilizarlas y evaluarlas. Por lo tanto, se considera que la práctica de la medicina basada en la evidencia es una realidad en desarrollo en Portugal. La falta de formación específica en el país hace que solo se pida a los bibliotecarios que obtengan el material ya investigado. Por lo tanto, el bibliotecario tiene la tarea de transformar la información en conocimiento, reforzar su papel como agente activo en la promoción de la salud, y ser el gestor de uno de los pasos esenciales en la práctica de la medicina basada en la evidencia: la investigación de la mejor evidencia científica.

Según la experiencia de los entrevistados, la práctica de la medicina basada en la evidencia necesita cada vez más una base científica sólida para apoyar la toma de decisiones clínicas. El crecimiento de la información disponible sobre salud y la aparición de nuevas preguntas clínicas que necesitan una respuesta inmediata, plantean nuevos desafíos en la práctica diaria de los médicos que necesitan respuestas inmediatas: la información correcta, en el momento adecuado, para lograr diagnósticos correctos.

El papel de los bibliotecarios en la práctica de la medicina basada en la evidencia es crucial en la investigación bibliográfica, la actualización y la sistematización de la información, la creación de repositorios científicos, la provisión de plataformas de investigación y de herramientas bibliográficas. El bibliotecario proporciona respuestas científicamente probadas, confiables y oportunas; apoya al profesional de la salud que no tiene tiempo para investigar y que tiene dificultades para examinar la información disponible de manera oportuna. Así, el bibliotecario es responsable de salvar la brecha, transformar la información en conocimiento, fortalecer su papel como agente activo en la promoción de la salud y gestionar una de las etapas esenciales de la medicina basada en la evidencia: la búsqueda de la mejor evidencia científica posible. De este modo, debe cooperar en la concreción del diagnóstico a través de la investigación de la literatura científica.

En este contexto, es evidente que la evolución de las prácticas médicas ha contribuido a un cambio en las prácticas de las bibliotecas. El apoyo proporcionado por el bibliotecario en la indicación de recursos de información creíbles, adaptados a cada situación particular, cobra gran importancia en el proceso de educación del paciente.(21)

El desempeño del bibliotecario clínico va mucho más allá de la realización de búsquedas rápidas de información. Su trabajo desempeña un papel activo dentro del equipo y utiliza sus conocimientos contextuales para ayudar a responder preguntas clínicas, confirmar un diagnóstico o confirmar un plan de tratamiento.(22) A partir de los resultados de las entrevistas, se encontró que hay bibliotecarios que no conocen las funciones/papel que deben desempeñar en la práctica de la medicina basada en la evidencia. Sin embargo, la mayoría de las respuestas de los entrevistados, además de revelar conocimientos sobre este tema, también revelan una posición consolidada sobre lo que es en realidad esta práctica y lo que debería ser. Se sabe que esta es una práctica cada vez más presente en los grandes hospitales portugueses como apoyo a las decisiones clínicas para alcanzar la excelencia en la atención sanitaria, pero hay una ausencia de estas prácticas en los pequeños hospitales portugueses.

Hay varias razones por las que esto aún no es una práctica habitual en todos los hospitales portugueses: falta de fondos, falta de voluntad política de los superiores jerárquicos, falta de conocimiento de los beneficios que aportará a todos los implicados y falta de formación específica en el área, un factor que lleva a los bibliotecarios a ser solicitados únicamente para obtener el material ya investigado.

3.2. La calidad de la prestación de atención médica basada en la evidencia aumenta la importancia de los recursos de la biblioteca y la información validada. Los entrevistados abogan por la creación de un consorcio nacional para el área de salud, de manera que todas las instituciones tengan acceso a los mismos recursos de información que garanticen la práctica de la medicina basada en la evidencia, la mejora continua de la atención de salud y una gestión inteligente de los recursos financieros. Según los encuestados, a nivel de la gestión de los recursos bibliotecarios de los hospitales, y dados los desafíos actuales, es necesario contar con un liderazgo sólido y el establecimiento de asociaciones óptimas con los asociados nacionales y locales, incluidos los proveedores de contenidos que influyen en la toma de decisiones en materia de estrategias, políticas e inversiones.

Veamos ahora las estrategias para las políticas de contención de costes y descubramos que la biblioteca puede contribuir a reducir los costes mediante el apoyo eficaz de la gestión con información práctica a un coste reducido, la reducción de los costes de la duplicación de esfuerzos de investigación y, a menudo, la eliminación de la necesidad de investigación fuera de la empresa/institución. También hay pruebas de que la inversión financiera en bibliotecas y servicios bibliotecarios tiene importantes beneficios relacionados con el ahorro de tiempo valioso y la optimización de la calidad de la atención al paciente.(3)

En cuanto a las cuestiones de financiación que periódicamente hay que hacer frente en la biblioteca del hospital, podemos considerarla un aspecto crucial y preocupante, ya que es esencial buscar estrategias cuando los recortes presupuestarios están a la vanguardia, siempre que sea necesario asumir políticas de contención.

Los entrevistados son unánimes en este tema. El Estado y los superiores jerárquicos de las instituciones son responsables de definir políticas que valoren las bibliotecas en los aspectos sociales, culturales y científicos y de invertir de manera general; y más específicamente, en la adquisición/renovación de publicaciones. La importancia de disponer de una buena colección (digital o en papel) es decisiva en una biblioteca, cuyos usuarios están a la vanguardia del conocimiento.

Esto puede considerarse una cuestión ética, de resolución urgente, cuya solución sería la creación de un consorcio nacional de salud para la adquisición de recursos y que tendría los requisitos necesarios garantizar la igualdad de acceso a la información para todas las instituciones del país. Del mismo modo, sería una garantía que la práctica de la medicina basada en la evidencia tuviera los recursos necesarios para ser una realidad y, en consecuencia, incidiera en la mejora continua de la atención sanitaria y en una gestión inteligente de los recursos financieros.

Los entrevistados sugirieron otras alternativas, tales como asociaciones regionales entre instituciones para compartir suscripciones a publicaciones y bases de datos; mayor cooperación entre bibliotecas para compartir recursos, incluyendo bibliotecas universitarias; autonomía financiera, con fondos de, por ejemplo, ensayos clínicos, patrocinio, aplicaciones, entre otros, que permitirían a las bibliotecas adquirir directamente los recursos.

3.3 - Conocer qué ha cambiado, o si algo ha cambiado, en los últimos 10 años y tratar de anticiparse al futuro próximo puede ayudar al desarrollo de propuestas para mejorar el rendimiento de la biblioteca del hospital. Desde el punto de vista de los profesionales entrevistados, el entorno de la biblioteca hospitalaria es muy diferente al de hace 10 años, especialmente en los hospitales universitarios, aunque está claro que existe una infrainversión en este servicio tanto en términos presupuestarios como de recursos humanos, porque actualmente mucha de la información es accesible a través de Internet, y porque se desconocen y, por lo tanto, no se valoran las extraordinarias habilidades del bibliotecario. Cada día, los usuarios presenciales son menos y ya no consultan los recursos en papel, ya que prefieren el PC o su tableta. Sin embargo, se da un importante aumento de las solicitudes a través de Internet (mensajería institucional o correo electrónico) y todo es urgente (el paciente no puede esperar y los estudios tienen un plazo de entrega).

También mencionan que el gran cambio en la biblioteca del hospital en los últimos 10 años respondió a la aparición del formato digital y al aumento del número de publicaciones científicas, así como el cambio en los servicios prestados. Además de mantener los servicios tradicionales, la biblioteca del hospital está cada vez más lejos de su espacio físico y satisface así las necesidades de los usuarios. Se ha pasado de la falta de información a un exceso de información. Hoy en día, la mayor dificultad es comprender qué información es realmente importante, evaluar críticamente los recursos disponibles y ayudar a los usuarios a localizar la mejor evidencia científica: el conocimiento por encima de la información.

De hecho, la legislación vigente en Portugal no obliga a que haya una biblioteca en los hospitales; y cuando existe, estos equipos son muy pequeños. Los bibliotecarios que trabajan en estas bibliotecas se llaman "bibliotecarios solitarios" y hay grandes dificultades para integrar proyectos, equipos y grupos de trabajo.

Los profesionales de la información deben potenciar y comunicar mejor lo que saben y hacen mejor, demostrar sus habilidades para localizar la información más relevante y apropiada, y enseñar a los profesionales de la salud cómo localizar, evaluar y utilizar la información de una manera ética y responsable. Deberían enseñar cómo trabajar con los rankings, qué es un factor de impacto y cómo se define, qué son los cuartiles y cómo se construyen, qué son las métricas alternativas, (6) cómo combinar el impacto científico con el impacto social de las publicaciones científicas, qué son las revistas depredadoras, cómo reconocerlas, qué es el acceso abierto, por qué hay que pagar para publicar en acceso abierto, y cómo enfocar esta cuestión frente a las políticas editoriales de las entidades comerciales.

Para los bibliotecarios entrevistados, la tendencia futura es el empeoramiento de la situación mundial. Los profesionales deben reunirse, trabajar en equipo, cooperar con otros colegas, asociarse entre profesionales y entre instituciones, y unirse a asociaciones profesionales para fortalecerse, promoverse como profesionales, demostrar la importancia de su papel, de su profesión y cómo pueden contribuir activamente a la institución. En los próximos 5 años, muchos hospitales pueden cerrar sus bibliotecas o dejar de tener bibliotecarios. No se esperan cambios positivos en los próximos años, y dentro de 5 años. A voluntad de algunos, la biblioteca del hospital dejaría de existir. Así que existe un estado de incertidumbre sobre el futuro.

Finalmente consideraron que en los próximos 5 años se verán cambios importantes. Se espera que se avance hacia la contracción de los recursos de apoyo a la toma de decisiones clínicas a nivel nacional (a corto o medio plazo). Independientemente del futuro, corresponde al bibliotecario de la salud asumir los desafíos, invertir en la actualización y adquisición constante de habilidades, fortalecer su papel en las instituciones en las que se inserta y justificar una mayor integración en los equipos médicos y de investigación.

Hoy y en el futuro, nuestros servicios no solo deben ser flexibles, activos y a su debido tiempo, sino que también deben transformar los servicios de información en herramientas críticas para la toma de decisiones, la innovación y la investigación. La información se convertirá cada vez más en parte de la asistencia sanitaria y nuestra capacidad de llegar a ella, comprenderla e interpretarla será crucial tanto a nivel de la profesión como dentro del propio sistema sanitario nacional.

 

Conclusiones

La biblioteca puede asumir un papel proactivo en la organización hospitalaria; anticiparse a las demandas de información de sus profesionales y elaborar herramientas y recursos informativos. En el estudio se destacan tres categorías para el buen conocimiento y funcionamiento de la biblioteca del hospital en Portugal: percepción sobre la labor del bibliotecario de hospital como profesional, valorización del bibliotecario de hospital como profesional y percepción actual y futura de la biblioteca de hospital. Para esto se obtuvo una descripción detallada de cada una de las categorías analizadas, en función de cada fuente, entre las que se destacan algunos de los temas más mencionados por parte de los bibliotecarios, que son cruciales para una perspectiva de cambio:

- La formación que se imparte oficialmente en la actualidad no es la más adecuada para un bibliotecario del ámbito de la salud. Debería existir formación especializada para el "bibliotecario de salud y/o bibliotecario clínico", una rama de la ciencia documental dedicada específicamente a la bibliotecología hospitalaria o a una especialización en salud.

- Cuando la unidad de salud dispone de este servicio, los equipos son muy pequeños. De este modo, los "bibliotecarios solitarios" (bibliotecarios aislados) tienen grandes dificultades para promover iniciativas de difusión y promoción, integrar proyectos y desarrollar una mayor actividad entre usuarios e instituciones. La práctica de la medicina basada en la evidencia es una realidad poco habitual en Portugal y se desconocen y por lo tanto, no se valoran las extraordinarias habilidades del bibliotecario que aporten y promueven las mejores prácticas y aumenten la confianza en los servicios que prestan a los usuarios.

- El papel de los bibliotecarios en la práctica de la medicina basada en la evidencia es crucial en la investigación bibliográfica, la actualización y la sistematización de la información, la creación de repositorios científicos, la provisión de plataformas de investigación y herramientas bibliográficas que proporcionen la seguridad necesaria para que los profesionales de la salud pueden practicar una medicina más eficaz. También debe ser su responsabilidad contribuir a la buena imagen del hospital entre la comunidad académica y la comunidad en general; proporcionar información a los pacientes y sus familias; participar en la ubicación de los servicios de apoyo comunitario, así como identificar y proporcionar información de calidad de cualquier fuente (impresa o electrónica). Los profesionales deben reunirse, trabajar en equipo, cooperar con otros colegas, asociarse entre profesionales y entre instituciones, y unirse a asociaciones profesionales para fortalecerse, promoverse como profesionales, demostrar la importancia de su papel, su profesión y cómo pueden contribuir activamente a la institución.

- La biblioteca del hospital también debe efectuar sus actividades de acuerdo con los objetivos de la institución responsable. Es imprescindible tener una estrategia basada en una buena relación con la propia organización y hablar el idioma de la empresa para contribuir a su éxito.

- Será importante introducir un sistema de calidad en las rutinas de servicio que permita la adaptación de las mejoras a las necesidades reales. La evaluación es importante. Es esencial conocer las debilidades del servicio, medir el impacto de las actividades, comprender la satisfacción de los usuarios y evaluar la relación costo-beneficio.

- En la relación costo-beneficio, las tendencias futuras serán el abandono de la adquisición de recursos a nivel local para que puedan ser contratados centralizadamente por una entidad nacional. La creación de un consorcio nacional será el medio para realizar mejores contratos con editores y proveedores, y la manera justa para que todas las instituciones tengan acceso a los mismos recursos de información.

- La investigación es otro desafío, una nueva oportunidad para los profesionales de la información sanitaria. Es precisamente en el área de apoyo a la investigación donde el bibliotecario del hospital se integrará a los equipos de trabajo como elemento crucial en la investigación, revisión y actualización de la información, como investigador bibliográfico en el diseño y análisis de estudios clínicos, para aportar sus habilidades en la revisión sistemática de la literatura y como redactor y editor médico en el apoyo a la redacción de artículos científicos.

- Aunque es evidente que el entorno de la biblioteca de hospital es muy diferente al de hace 10 años, especialmente en los hospitales universitarios, la legislación todavía no exige su existencia en hospitales, lo que significa que muchas instituciones de salud no tienen una biblioteca.

- La opinión de todos los implicados en las bibliotecas hospitalarias es unánime cuando se afirma que el Estado y los superiores jerárquicos de las instituciones son responsables de la inversión y definición de políticas que valoren el importante papel de las bibliotecas como garante de la igualdad de acceso a la información.

Finalmente, es importante considerar la pertinencia y la relevancia del presente estudio para la redefinición y la evaluación de la importancia de las bibliotecas de hospital en Portugal, la dinámica de las unidades de salud y la mejora de los procesos de toma de decisiones en el entorno hospitalario, así como la sensibilización para la construcción de una red de bibliotecas de hospitales, asociadas a una política de valorización de sus profesionales Este estudio destaca la necesidad de más investigaciones sobre la percepción de la labor de los bibliotecarios de hospitales, con estudios sobre otros centros, de manera que haga posible la comparación geográfica y la implementación de estrategias de gestión, diferenciadores en cada biblioteca de hospital. Se sugiere que realicen futuras investigaciones sobre este tema con una perspectiva mixta, tanto cualitativa como cuantitativa, utilizando, por ejemplo, una entrevista focalizada en la vivencia del bibliotecario que, además, utilice otras metodologías cuantitativas de evaluación, como escalas de autoeficacia, el clima organizacional y la alfabetización en salud, entre otros. Este panorama complejo e incierto forma parte de una etapa de transición en la que queda reafirmar la necesidad de profundizar en esta temática, que destaque el valor añadido que aportan los profesionales de los servicios bibliotecarios en los hospitales y unidades de salud, tanto desde el punto de vista intelectual como desde la perspectiva económica y de gestión.

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Gordon JA. As accessible as a book on a library shelf: the imperative of routine simulation in modern health care. Chest. 2012;141(1):12-6.

2. Delawska-Elliott B, Belcinski D. Hospital Libraries Matter: Libraries impact clinical decision-making, support hospital functions. NLM Musings from the Mezzanine; 2017 [acceso: 20/12/2019]. Disponible en: https://nlmdirector.nlm.nih.gov/2017/08/01/hospital-libraries-matter/

3. Muñoz JM, Viana TS, Peromingo MD, Pueyo Á, Ortiz MÁ. La biblioteca hospitalaria como elemento económicamente rentable para la organización: la inversión retorna. Rev Gen Inform Docum. 2018;28(1):275.

4. McKeown S, Konrad SL, McTavish J, Boyce E. Evaluation of hospital staff's perceived quality oh librarian-mediated literature searching services. J Med Libr Assoc. 2017;105(2):120-31.

5. Lawton A. The value of health libraries and librarians to the Irish health system. Irish Med J. 2014;107(3):90-2.

6. Escudero-Gómez C, Solís-Muñoz M, Alonso-Durán M. Estudio sobre la satisfacción de los usuarios de una biblioteca hospitalaria. Rev Gen Inform Docum. 2007;17(2):63-76.

7. Wolf DG, Chasstain-Warheit CC, Easterby-Gannett S, Chayes MC, Bradley A. Hospital librarianship in the Unites States: at the crossroads. J Med Libr Assoc. 2002;90(1):38-48.

8. Sievert M, Burhans D, Ward D, Jones BJ, Bandy M, Carlson J, et al. The value of health sciences library resources and services to healthcare providers in medium and large communities across two mid-continental states. J Hosp Librar. 2011;11(2):140-57.

9. Zipperer L, Sykes J. Engaging as partners in patient safety: the experience of librarians. Pat Saf Qual Healthc. 2009;6(2):32-3.

10. Winning MA, Beverley CA. Clinical librarianship: a systematic review of the literature. Health Inform Librar J. 2003;20(Suppl 1):10-21.

11. Ritchie A. Thriving not just surviving: resilience in a special library is dependent on knowing why you exist (not simply what you do). ALIES Conference: "Resilience"; 2010.

12. Coumou HC, Meijman FJ. How do primary care physicians seek answers to clinical questions? A literature review. J Med Libr Assoc. 2006;94(1):55-60.

13. Antunes ML. O papel de mediador do bibliotecário de referência na área universitária de saúde. Ponta Delgada, Portugal: Paper presented at: 9th Congresso Nacional de Bibliotecários, Arquivistas e Documentalistas; 2007.

14. Marshall JG, Sollenberger J, Easterby-Gannett S, Morgan LK, Klem ML, Cavanaugh SK, Hunter S. The value of library and information services in patient care: Results of a multisite study. J Med Librar Assoc. 2013;101(1):38-46.

15. Yin R. Case Study Research: Design and Methods. Applied social research methods. Newbury Park, California: SAGE Publications; 2017.

16. Nogueira PG. Empreendedorismo: uma das competências para o profissional da informação fazer a diferença no século XXI. Rio de Janeiro, Brasil: Paper presented at 32th Encontro Nacional de Estudantes de Biblioteconomia, Documentação, Ciência e Gestão da Informação; 2009.

17. Silva A, Beuttenmüller ZF. O serviço de referência online nas bibliotecas virtuais na região nordeste. Biblio Rev Eletrôn BiblCI Inform, Florianóp. 2005;(20):75-91.

18. Macieira JGB, Paiva E. O serviço de referência virtual: relato de pesquisa em bibliotecas universitárias brasileiras. Biblionline. 2007;3(1):2.

19. Kronenfeld JJ, editor. Education, social factors and health beliefs in health and health care services. Bingley: Emerald Group Publishing Limited; 2015.

20. Gutzman KE, Vana LK. Libraries and genomics: providing support to health care providers and consumers. Miss Med. 2014;111(5):408-12.

21. Rigby E, Reid L, Schipperheijn J, Weston L, Ikkos G. Clinical librarians: a journey through a clinical question. Health Inform Librar J. 2012;19(3):158-60.

22. Marshall JG, Morgan JC, Thompson CA, Wells AL. Library and information services: impact on patient care quality. Internat J Health Care Qual Assur. 2014;27(8):672-83.

 

 

Conflicto de intereses

Los autores declaran que no existen conflictos de intereses.

DOI: http://dx.doi.org/10.36512/rcics.v30i4.1422.g876

Copyright (c) 2019 Rosa Saraiva, Julio Alonso Arévalo, Carlos Alberto Lopes

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.